“Los rionegrinos debemos reencontrarnos en los puntos de coincidencia que son muchos, y no en las diferencias que nos alejan. Si queremos concentrarnos en el camino del desarrollo provincial, de las inversiones, la obra pública, la generación de empleo y la protección de derechos, tenemos que concentrarnos en este proyecto. Vamos a seguir adelante. Vamos a seguir impulsando esta idea de transformación provincial con el mismo sentimiento de siempre”, aseguró el gobernador de Río Negro.

“Asumimos la doble tarea de tratar de reconstruir al Estado provincial, de ponerlo en condiciones de representar un proyecto común y ponerlo en marcha; pero también pusimos en marcha la idea de conformar una identidad provincial”, aseguró y añadió: “Una provincia en la que sus habitantes puedan tener la misma calidad de educación, de salud, que pueda soñar con trabajo y vivienda. Un Río Negro que volviese a ser promesa de futuro”.

Con el pasar del tiempo, y lograr los primeros objetivos, el Gobierno se planteo nuevos desafíos. “Fuimos viendo la necesidad de tener un proyecto provincial que trascendiera los gobiernos, que sirviera para impulsar la actividad económica y permitiera canalizar los esfuerzos de los distintos sectores. Porque la visión del conjunto podía potenciar el trabajo sectorial. Y así fue naciendo una idea que hoy está en plena marcha: el Plan Castello. Un plan de infraestructura pensado para el desarrollo provincial”.

En el repaso por las más de 20 obras del Plan Castello explicó que “el Estado tiene una función indelegable, que es brindar salud, educación, seguridad, justicia. Es el punto de partida. Pero además tiene que ejercer un rol de liderazgo de las distintas fuerzas sociales para impulsar un proyecto de crecimiento económico. Para que ese crecimiento económico permita generar más oportunidades de futuro”.

“El Plan Castello es un plan de trabajos destinado a conformar un nuevo mapa productivo. Que parte de la idea de consolidad y diversificar la economía rionegrina. La agro ganadería en los valles bajo riego, la ampliación de las áreas irrigadas, la ciencia y la tecnología, el turismo, el saneamiento de nuestro principal curso de agua”, explicó el Gobernador.

Sobre las finanzas aseguró que Río Negro es una provincia ordenada que tiene un manejo responsable de las cuentas públicas. “Nos encontramos entre las 10 primeras provincias con mayor grado de transparencia presupuestaria”, aseguró el Mandatario luego de resaltar que Río Negro terminó el 2018 con un resultado financiero superavitario.

En este contexto Weretilneck explicó la importancia de la obra pública para la que la provincia destina recursos propios. “La inversión en obra pública superó en un 70% al año anterior”. Y añadió: “Vamos a enviar a este cuerpo un proyecto de Ley en donde proponemos crear un fondo anti cíclico destinado a garantizar la continuidad de la obra pública, más allá de los avatares económicos”.

El Mandatario Provincial realizó un pormenorizado análisis de los distintos parámetros de la situación en la que se encontraba la provincia al inicio de su gestión, comparándolos con la actualidad, mostrando grandes avances logrados en todos ellos.

Salud, educación, seguridad, obras públicas, agricultura y turismo son los principales ejes de gestión resaltados por el Gobernador.
El gobernador Alberto Weretilneck convocó a los rionegrinos a encontrarse en las coincidencias y dejar de la lado las diferencias, y alentó a seguir en el camino del crecimiento. “Vamos a seguir adelante”, sentenció sobre el final de su discurso de apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura, en el que resaltó la construcción del Estado Provincial con cuentas ordenadas y la conformación de una identidad provincial.

Comenta desde tu cuenta de Facebook