El comisario Israel Gedeón Parra -quien tenía a su cargo la comisaría choelense cuando desapareció Daniel Solano- fue denunciado por el cura Cristian Bonín por coacción («apriete») a testigos. Se conoció recientemente su sobreseimiento con argumentos muy discutibles.

Quién hizo pública esta información fue precisamente el denunciante, el cura párroco de Choele Choel, Cristian Bonín, quien ha mantenido un fuerte compromiso con el caso Solano y un acompañamiento y contención a su familia,

Bonín, a través de su cuenta de Facebook puntualizó que el pasado sábado 9 de marzo le entregaron la documentación que da cuenta del sobreseimiento del comisario Parra, en la sede de la Regional IV de policía.

Concretamente la comunicación judicial señala que no existen elementos de cargo con entidad probatoria suficiente para afrontar un juicio con probabilidad de alcanzar un fallo favorable.

«…observe que los elementos que diluyen la fuerza de prueba -del testigo ‘visitado’ por Gedeón Parra en el ámbito del Poder Judicial minutos antes de realizar su declaración ante el tribunal- se sostienen de los dichos de IRMA BEATRIZ BARRERA que asegura no haber observado que PARRA se acerque al testigo» publicó el cura Bonín en la red social mencionada.

Lo llamativo de basarse en el testimonio de esa mujer, es que esa misma persona fue quien, durante la búsqueda ante la desaparición de Daniel Solano, hizo circular la versión de que el joven salteño había abordado un taxi para viajar a Lamarque luego de ser sacado por los policías del interior del local bailable Macuba. El devenir de la investigación, tal cual consta en las foja de la causa, da cuenta que fue una información falsa.

Bonín, en su cuneta de Facebook agregó que «…el MINISTERIO PUBLICO FISCAL considera que en el caso de que Parra se haya acercado es para (dirigiéndose al testigo) ‘si usted no dice la verdad lleva de 3 a 10 años de cárcel’. Es decir, para darle una clase de educación cívica al testigo. Que grave o sospechosa ingenuidad la de los fiscales. PARRA le transmitió al testigo que modifique la declaración … que no declare haber visto a Berthe … que alegue que estaba nervioso en su primera declaración… porque sinó se iba a comer entre 4 y 10 años de cárcel. Independientemente de los resultados coactivos y de los sentimientos del testigo, es innegable que si el policía Parra intervino lo hizo con el propósito de que el testigo rectifique su primera declaración para restar implicancia a un policía procesado por asesinato y desaparición de persona. Pero no se ve así. También agregó -y aquí estaba a cargo la fiscal Analía Alvarez- que la entrevista videograbada realizada a fines de 2018, fue hecha después que nos hicieron esperar más de tres horas en la Fiscalía de Choele Choel. Ese día el testigo fue citado a las 10:30 hs y lo hicieron pasar a declarar cerca de las 14:00 hs. Todo ese tiempo sentados, esperando sin que se nos brinde información, sólo: ‘esperen’. El destrato a los testigos y lo que esto genera en los procesos es obsceno. El Poder Judicial no pierde oportunidad para proteger a policías deshonestos y corruptos. De paso … sigo preguntando al Poder Judicial …. ¿qué pasa con los tres policías que estuvieron en Macuba haciendo adicionales la noche del 4-5 /11/11 que aún no son juzgados? ¿qué pasa con el octavo policía? …. ¿qué pasa con las causas intencionalmente dormidas en las fiscalías rionegrinas? …. ¿Dónde está DANIEL FRANCISCO SOLANO?» apuntó Cristian Bonín.-

(Rubén Larrondo)

Comenta desde tu cuenta de Facebook