El hecho sucedió en Lamarque este jueves. Un comerciante que no podía cobrarle una deuda a un concejal presentó una nota y se apersonó en el recinto el dí de su tratamiento, para que el cuerpo deliberante comunal intercediera para que se salde la deuda. La nota fue leida, pero el concejo no tomó decisión alguna y dejó todo en manos de la partes, para que resuelvan el conflicto entre privados.

El comerciante hizo saber en la nota que fue leída en la sesión del concejo Deliberante de Lamarque, que el concejal Manuel Alberto Puefil le compró una moto Motocicleta Honda XR150, pagando ese bien con tres cheques y firmando un pagaré por el saldo. Siempre según la nota, dos de los cheque habrían sido cobrados, pero el tercero fue rechazado por el banco Nación, por estar denunciado como robado, mientras que el pagaré no fue saldado aún.

El propio presidente del cuerpo de ese concejo en comisión –el intendente Sergio Hernández- se encargó de leer la nota que uno de su párrafos expresa: «hemos tratado de comunicarnos por distintos medios, pero no no hemos podido (con el concejal), pero tampoco él ha intentado comunicarse para saldar la deuda…». El escrito agrega que tampoco pudo comunicarse a su celular, a pesar de notar que sigue estando en uso por el edil, pero que nunca lo atendió. Agrega el texto de la nota que también intentó infructuosamente localizarlo a través de la policía.

«Sabemos que el señor Manuel Alberto Puefil cobra sueldo como concejal y solicitamos que se le embargue la suma que se nos adeuda dado que tenemos la documentación firmada y los recibos de las entregas de los cheques, también la fotocopia del cheque rechazado y el informe del Banco Nación donde dice que el cheque tiene una denuncia de robo. Lo único que queremos es que nos pague lo que nos debe, dado que siempre, desde nuestro lugar tuvimos buena intención y predisposición para con el señor Puefil. En caso de que se solicite, tenemos en nuestro poder y a su disposición  toda la documentación que avala lo que estamos exponiendo. Espero sepa comprender nuestra situación y dejamos en su mano y decisión lo que hemos expuesto…» señaló el comerciante en la nota.

Pero el presunto acreedor de Puefil, se presentó en la sesión, esperando que allí se tome alguna decisión, cosa que no sucedió, dado que ese cuerpo estatal municipal no tiene injerencia en temas como el expuesto, y que sólo la justicia puede embargar esa dieta, aunque el presidente, dejó para más adelante analizar si corresponde algún tipo de sanción.

 El presidente del concejo instó a que resuelvan el conflicto privado, aprovechando la presencia de las dos partes. El comerciante sólo agregó que quiere resolver el problema para no llegar a judicializarlo, pues entiende que sería engorroso para ambas partes.-

Comenta desde tu cuenta de Facebook