El líder del Frente para la Victoria reconoció la derrota, aunque dijo que no cederá su lugar al frente del partido kirchnerista.

El gran derrotado en las elecciones provinciales de este domingo, Martín Soria finalmente rompió el silencio y expresó: “Lamento profundamente que no pudimos conseguir el cambio y la transformación que Río Negro se merece”.

Sin más preámbulos consideró esta jornada como “el segundo día más triste de mi vida”.


Aún así adelantó que no le cederá su banca al frente del peronismo provincial: “Vamos a seguir porque a nosotros nos une la esperanza”.


Luego, agradeció el sostén de la senadora Magdalena Odarda, quien fue cuestionada por los históricos referentes del pejotismo.


“Quiero redoblar el esfuerzo, este frente para la victoria va a seguir luchando por el sueño de los rionegrinos”, sentenció por último.

Fuente: NoticiasNet

Foto: Andrés Maripe para Diario Río Negro
 

Comenta desde tu cuenta de Facebook