El Observatorio por el Derecho a la Ciudad de Bariloche, alerta -con crudeza- al Ejecutivo municipal y al Concejo Deliberante sobre los riesgos que implica para la ciudad un crecimiento desmedido sin tener en cuenta las obras de infraestructura y servicios. Informes sobre esta problemática ya fueron elevador -oportunamente- a las autoridades locales.

Se explica que es necesario “revisar la situación” actual, “suspender la recepción de grandes proyectos y loteos” y alerta a toda la comunidad que “la situación de emergencia ya está presente” y no se arregla con promesas electorales, sobre todo en lo energético pues no es algo que se produzca localmente.

El Observatorio barilochense sostiene como ejemplo, que muchos barrios siguen recibiendo agua no potable por redes. En paralelo, Aulas del Oeste -en simultáneo- está planteando aumentar la superficie edificable en zonas lindantes a barrios con dicha situación. Otros loteos nuevos “ya aprobados” no tienen factibilidad de agua potable por red.

Explica que la energía en la ciudad está limitada en lo eléctrico a una sola línea de alta tensión que alimenta toda la ciudad, y según el diario Río Negro, tener una segunda línea costaría 23 millones de dólares. Además, no está ni en carpeta para que se ejecute en forma urgente.

También sostiene que el segundo gasoducto, a corto plazo, no aseguraría la suficiente provisión de energía para las obras nuevas que la demanden, dado que hace un año la CEB ya informó al Concejo Deliberante que toda obra nueva no podrá dar calefacciones con electricidad.

El Observatorio por el Derecho a la Ciudad de Bariloche, informó que el crecimiento no planificado pon en riesgo la calidad del ambiente y la de los cursos de agua, mientras que la ampliación de la planta cloacal está mal calculada por no conocerse cuántos turistas son usuarios de dicho servicio.

Se informó además que “hemos recordado al Concejo Deliberante y al Intendente Gennuso, a quienes ya hemos asistido con información y documentación técnica desde el Observatorio por el Derecho a la Ciudad de Bariloche, en relación a la situación de emergencia infraestructural en la ciudad”.

Agrega que “los bloques políticos que participan de la comisión de Obras y Planeamiento, se comprometieron en dar una respuesta, pero si se siguen autorizando el crecimiento desmedido de la ciudad sin una revisión seria de la situación general, las consecuencias para toda la comunidad se verán este invierno, y la responsabilidad será del Concejo e Intendente”. 

“Esperamos que muy pronto se alcance una ordenanza sobre Eficiencia Energética en Edificios, pero además es urgente tomar medidas para suspender la recepción de grandes proyectos y loteos, que sin ser autosustentables ni los que más mano de obra demandan, si son los que a corto plazo demandarán mucha más infraestructura y transformarán el paisaje o podrían contaminar el ambiente. Pero los servicios o infraestructuras no nos sobra por aquí, aunque si generarían más mano de obra al realizarse”, dice el Observatorio por el Derecho a la Ciudad de Bariloche.

Fuente: ADN

Comenta desde tu cuenta de Facebook