Como la sentencia no está firme, el imputado todavía continúa libre.

El Tribunal de Juicio integrado por los jueces Gastón Martín, Emilio Stadler y Oscar Gatti dio a conocer hoy (16/04) la sentencia unánime que impuso la pena de 14 años del prisión al imputado Néstor Manquilef como autor de los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser la víctima una menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente y por ser encargado de la guarda, en un número indeterminado de veces (al menos en tres oportunidades, en concurso real) y promoción a la corrupción de menores agravada por haber sido cometida contra un menor de 13 años de edad y por haber sido conviviente y guardador, en concurso ideal”.

El veredicto de culpabilidad había sido dictado el pasado 20 de marzo y en la audiencia de hoy se dio lectura a la sentencia integral, definiéndose el monto de la pena.

Debido a que la misma no se encuentra firme y no fue requerida la prisión preventiva, el Tribunal impuso al imputado una serie de medidas cautelares que éste deberá respetar bajo apercibimiento de ordenarse su detención. Así, hasta tanto el fallo adquiera firmeza, el condenado debe presentarse semanalmente ante Oficina Judicial, tiene prohibido el acercamiento y cualquier acto de hostigamiento por cualquier medio a la víctima y a su familia y tiene prohibida la salida del país.

En la audiencia de cesura realizada el pasado 14 de abril la fiscal del caso, Belén Calarco, había requerido una pena de 14 años de prisión y las mismas medidas cautelares que impuso hoy el Tribunal. En la misma oportunidad la parte querellante, representada por el abogado Marcelo Hertzriken Velasco, había adherido integralmente al requerimiento de la fiscalía.

Por su parte la defensa, ejercida por el abogado Edgardo Rubén Pérez, había sostenido en la audiencia de cesura la inocencia de su asistido y había anticipado que impugnaría la declaración de culpabilidad.

Los hechos

De acuerdo con la acusación fiscal, los hechos ocurrieron en Roca, entre enero y septiembre de 2017 y en enero de 2018, en el domicilio donde residían la víctima, de 11 años de edad, su madre y el imputado, pareja de esta última.

Los abusos fueron cometidos de manera reiterada, en circunstancias de encontrarse la niña sola al cuidado del hombre, mediante el ejercicio de la fuerza y/o amenazas. “Dichos abusos sexuales, por la reiterancia, modalidad, extensión en el tiempo, fueron prematuros, perversos y con entidad corruptora”, sostuvo oportunamente la Fiscalía.

Fuente: La Súper Digital

Comenta desde tu cuenta de Facebook