Belén Álvarez Costa, la funcionaria denunciante

Una de las empleadas que filmó la discusión en la que Scalesi habría agredido a una funcionaria afirmó que la «manipulación de la información que se ha hecho es gravísima». «Si las mujeres vamos a ejercer lugares de poder para después ampararnos en cuestiones de género estamos entrando muy mal», aseguró.

Un comunicado oficial del gobierno de Río Negro emitido este jueves por la tarde aseguró que el secretario General de la Unión de Personal Civil de la Nación, Juan Carlos Scalesi,cometió un «ataque cobarde y un hecho de violencia de género» contra dos funcionarias con cargos de conducción en el Instituto Provincial de la Administración Pública (IPAP).

El tema generó una denuncia penal y un allanamiento en el que fueron incautados dos teléfonos celulares con los que los empleados filmaron el conflicto laboral que se generó este jueves pasado el mediodía por la baja de la adscripción de 6 empleados agremiados a UPCN.

«Se trata de un ataque cobarde y un hecho de violencia de género, que no permitiremos bajo ningún punto. Scalesi ingresó junto con una patota al IPAP e insultó a una de las mujeres que forma parte del directorio», aseguró el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo y afirmó que también hubo amenazas, violencia física y verbal hacia la mujer y otros trabajadores.

«Nada justifica estos hechos. Pero además no fue en defensa de ningún trabajador, ni de ninguna situación irregular», afirmó Di Giácomo para asegurar que Scalesi «deberá dar explicaciones y lo tendrá que hacer ante la Justicia».

El comunicado de «repudio enérgico» oficial se basa en el testimonio de las funcionarias de gobierno que luego fue desmentido desde el sindicato y por empleadas del IPAP.

En diálogo con VDM NoticiasMaría Eugenia Aicardi, fue una de las personas que grabó la discusión que se dio principalmente con la coordinadora del IPAP, Belén Álvarez Costa, y entregó su teléfono al Ministerio Público Fiscal.

«Creo que la manipulación de la información que se ha hecho es gravísima. Nada de lo que se dijo es cierto. No le estábamos faltando el respeto, no le estábamos gritando, no le estábamos levantando la voz», expresó Aicardi.

La empleada lamentó lo que aparenta ser una persecución contra los agremiados de UPCN y afirmó que «es grave que esté sucediendo esto en estos tiempos, pensé que eso ya había desparecido de las prácticas políticas».

Además, cuestionó a la funcionaria denunciante por ampararse en su condición de mujer para desvirtuar los hechos.

«Si las mujeres vamos a ejercer lugares de poder para después ampararnos en cuestiones de género estamos entrando muy mal» afirmó y añadió que «ninguna persona que está defendiendo a los trabajadores va a entrar pisando algodones para reclamarle a alguien que nos dejen tranquilos, sea quien sea que tenga enfrente, hombre o mujer».

«Nosotros somos todos laburantes. Nadie milita. Hay gente de ATE trabajando con nosotros hace mucho y convivimos plenamente. La verdad es que no se entiende», concluyó.  

Fuente: VDM

Comenta desde tu cuenta de Facebook