La directora del IPAP, Selva Sánchez, relató cómo sucedieron los hechos que derivaron en la denuncia contra el secretario general de UPCN, Juan Carlos Scalesi, por amenazas e insultos.

La funcionaria contó que el jueves se realizó una reunión del directorio de ese instituto, y una vez finalizada la misma se hizo presente el secretario general de UPCN.

En dicha reunión se tomó la decisión de notificar la baja de adscripción de empleados, entre lo que se encuentra la nuera de Scalesi expresó Sánchez.

“La adscripción lo enojó de una manera que no pensábamos, es impensado que una persona haya hecho lo que hizo, entrar propinar golpes sobre los muebles, gritos, eufórico”, remarcó la directora.

En cuanto a la reacción de Scalesi, Sánchez expresó que “nos sorprende mucho el accionar, la actitud la forma, porque si vos queres pedir explicaciones las podés hacer de otra manera. Vía formal, porque esto es un instituto de estudio, no cualquier lugar.

“Nunca imagine que se iba a desencadenar semejante atropello, por decirlo de alguna manera”

En referencia a los archivos fílmicos que habría indicó que “más allá de los videos que pueda haber,  hay muchos trabajadores de testigos, era un horario laboral, no hubo algo tapado en donde no había nadie”.

No entendemos por qué ése enojo. Por qué se sorprende que haya sucedido algo así. “Scalesi tomó una posición política, que él sabía que le podía traer consecuencias a futuro”, reveló la directora.

Con respecto a quién tomó la decisión de dar de baja las adscripciones indicó que “desconozco las decisiones gubernamentales que se tomaron para dejar se renovar esas adscripciones a esas personas. Una de las  damnificadas es María Eugenia Aicardi”. Y agregó que “las adscripciones las decide el gobernador, pero desde el año pasado se analizaba hacer una renovación en todos los aspectos”.

En cuanto a los avances de la justicia dijo que  “lo que tenemos es el allanamiento y el secuestro de los celulares, la investigación sigue en curso”

“Yo creo que ellos están exagerando todo”

Cabe destacar que en la oficina en donde se registró el hecho es un edificio propio del Ministerio de Economía, frente a la sede de UPCN.

En conclusión, la directora del IPAP destacó que “acá no se está maltratando ni persiguiendo a ningún trabajador. No se dejó sin trabajo a nadie.

Fuente: Noticias Río Negro

Comenta desde tu cuenta de Facebook