El decreto establece «adicionales» para los cargos jerárquicos y «sumas fijas» para la mayoría de los trabajadores, atadas al presentismo y/o a la decisión de los jefes por lo que promovería situaciones de desigualdad y favoritismos.

El cuerpo de delegados de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) de Viedma rechazó de plano la implementación del Decreto 300 del gobernador Alberto Weretilneck que fue acordado con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Los artículos cuestionados son los que establecen sumas fijas para la mayoría de los trabajadores, atadas al presentismo y/o a la discrecionalidad de los jefes por lo que promovería situaciones de desigualdad y favoritismos.

Mientras los artículos 1, 2 y 3 establecen el pago de «adicionales» que van desde los 10.000 a los 13.000 pesos para cargos como gerentes o jefaturas con personal a cargo, jefes de departamento, jefes de división y «puestos críticos», las «sumas fijas» establecidas en el artículo 4 no superan los 3.900 pesos y no se pagarían en casos de enfermedad. 

En el caso de los adicionales de los Artículos 1º y 3º (puesto crítico) «se abonarán en función a la productividad del agente, para lo cual se tendrá en cuenta la evaluación periódica de su desempeño de acuerdo a la metodología que apruebe en el Consejo de la Función Pública».

En el supuesto de la suma fija mensual del Artículo 4º «se deberá tomar en cuenta exclusivamente las horas efectivamente trabajadas, incluyendo solamente a las licencias por vacaciones y por maternidad y paternidad, por razones particulares (Artículo 43º) y a aquellos casos que determine, de manera fundada, la Autoridad de Aplicación«.

«Este Decreto es a las claras autoritario y un nuevo atropello a la dignidad de los Empleados Públicos Rionegrinos» cuestionaron desde UPCN y agregaron que «se intenta someter y poner de rodillas a los trabajadores por una magra y mísera SUMA FIJA cuando a vista de todos está que es un sistema de presentismo que avanza sobre nuestro Régimen de Licencia y Franquicias, así como sobre los beneficios salariales y remunerativos consagrados».

Los delegados de Viedma plantearon en que el Decreto 300 es «una copia macabra de la manipulación que utiliza la patronal en el sector privado» y reclamaron «un verdadero y auténtico aumento salarial a nuestros flacos y vacíos bolsillos».

En ese marco, reiteraron el pedido de «implementación y puesta en marcha de nuestra carrera administrativa consagrada en nuestro Estatuto Ley Nº 3.487» y el llamado a Concursos «para cubrir Cargos y Puestos Claves, como los que se llevan a cabo en otros Poderes del Estado».

Con respecto al último punto, cuestionaron el concurso realizado en el Ministerio de Educación y DDHH con el nuevo Manual de Misiones y Funciones para cubrir los Cargos de Coordinadores, Jefes de Radio y Tareas Menores «cuyo fracaso fue rotundo por falta de acompañamiento y mezquindad del Gobierno en los Montos de los Adicionales, Falta de Insumos, Equipamiento y herramientas de trabajo entre otras cosas».

«Los empleados públicos somos servidores públicos, responsables y comprometidos con los problemas y demanda del ciudadano. Los trabajadores y sus organizaciones debemos tener una real y auténtica participación e inclusión en el armado y conformación de las Estructuras y Organigramas de los Organismos, porque somos parte y quienes llevamos a cabo los procesos de trabajo», finalizaron.

Fuente: VDM

Comenta desde tu cuenta de Facebook