Desde el primer día de junio, los valores de los combustibles en surtidor tendrán un incremento promedio del 12% por el atraso respecto del dólar.

Los incrementos expresados en pesos serían $0,725 centavos el diésel y $1,095 la nafta super. Este ajuste del 11.8% corresponde a la inflación del primer trimestre del corriente año y se aplicaría en el mes de junio en caso de que petroleras y gobierno no lleguen a algún acuerdo.

En definitiva habrá que esperar al próximo viernes, para conocer cómo quedarán los precios de los combustibles.

Comenta desde tu cuenta de Facebook