En el marco del paro general que se lleva adelante por estas horas con una altísima participación, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma de Río Negro salió a las calles y se concentró alrededor de las ollas populares que se realizaron en las principales ciudades de la provincia contra la política económica del gobierno nacional.
General Roca, Bariloche y Viedma, entre otras ciudades, fueron puntos neurálgicos donde se expresó el descontento popular frente a un gobierno que mira para otro lado, ocupado en alimentar la bicicleta financiera, mientras crece el hambre y la desocupación en números que se traducen en miles de familias bajo la línea de pobreza. Familias que no solo perdieron poder adquisitivo, sino que directamente no tienen qué llevar a sus casas en el marco de una desocupación de dimensiones trágicas.

«Qué mejor homenaje a 50 años del Cordobazo que estar en la calle peleando por justicia social para nuestro pueblo y exigiendo el fin de este modelo de pobreza y hambre», señaló Rodolfo Aguiar secretario general de ATE y CTA Autónoma de Río Negro

En este marco, como lo han hecho históricamente y a la altura de las circunstancias, los movimientos sociales se han cargado al hombro el crecimiento y sostenimiento de comedores que se multiplican como respuesta al desolador panorama que aqueja en los barrios. Esa misma capacidad de respuesta frente al padecimiento del pueblo, es la que se sintetiza hoy en las calles y la que se propone construir una alternativa al modelo económico de exclusión que propone Cambiemos. 

«Remarcamos la unidad y la lucha en las calles y le decimos basta de hambre a este gobierno. Basta de despidos, basta de entrega y represión, basta de criminalizar la protesta», señaló Patricia Reinahuel, secretaria general de la CTA Autónoma de Bariloche, quien también rechazó la deuda externa que se incrementó en millones de dólares que pesan sobre generaciones enteras. «Es por eso que hoy concentramos en el Centro Cívico junto a sindicatos y organizaciones para poner un freno a esta política nefasta».

Así, la central obrera llamó a la más amplia unidad junto a sindicatos de la CTA de los Trabajadores, la CGT y los movimientos sociales Odel, MAP, CCC, CTEP y Barrios de Pie, expresándose en defensa del salario, los puestos de empleo y exigiendo una vez más la declaración de la Emergencia Alimentaria y la implementación de la Emergencia Social. 

Cabe destacar que el paro general de actividades afectó a todas las oficinas y servicios pertenecientes al Estado nacional y de la provincia, como así también a las administraciones municipales. Hubo además una alta adhesión de los trabajadores de la economía popular, docentes y profesionales de Salud pública organizados en la central obrera.

Comenta desde tu cuenta de Facebook