Un escape cinematográfico intentaron los tres hombres oriundos de esta localidad, que fueron descubiertos por policías de la Brigada Rural faenando ilegalmente vacas en un campo ubicado camino a General Conesa, en la zona conocida como Laguna Cortéz, a unos 45 kilómetros de SAO.

La persecución fue el jueves por la madrugada.

La noche anterior los sospechosos habían ingresado al establecimiento rural, donde habían matado siete vacunos, según la acusación de Fiscalía.

El responsable del lugar advirtió a los animales muertos, y alertó a las autoridades.

Con ese dato, efectivos de la Brigada Rural se instalaron en las inmediaciones, ante la presunción que irían a retirar los vacunos.

Fue así que alrededor de las 5 de la madrugada descubrieron salir a una flamante camioneta Toyota Hilux, doble cabina y vidrios polarizados.

Al verse con la con la policía detrás, huyeron por la ruta 251 a toda velocidad en dirección a Conesa.

Uno de los imputados iba en la caja del rodado, tiró al pavimento dos reces descabezadas, y otros elementos, como un cricket y una palanca.

A poco de avanzar el conductor dio una vuelta en “U” como intento evasivo, pero esa maniobra provocó que cayera uno de los sujetos, sufriendo heridas de consideración en su cabeza y rostro. Allí fue detenido. Mientras que otro escapó corriendo campo adentro, y era intensamente buscado.

El conductor de la camioneta, en tanto, volvió a tomar rumbo a Conesa, en cuyo acceso la policía había organizado un operativo para frenarlo. 

El comisario Walter Ñancucheo destacó que los patrulleros que lo seguían desarrollaron hasta 190 kilómetros por hora, y no lo pudieron alcanzar.

En Conesa el fugitivo logró sortear la barricada, y huyó hacia la zona de chacras. 

Minutos después lo encontraron en un camping, pero lejos de entregarse escapó nuevamente en dirección a San Antonio, aunque también se las ingenió para eludir el control policial.

Siguió por la ruta 251 con la misma rapidez, hasta que reventó la cubierta delantera izquierda. Eso lo obligó a detenerse, y permitió su detención. Ese momento fue filmado, y las imágenes circulan por las redes sociales.

Se observa a un individuo en el suelo, esposado junto a la Chevrolet, y una gran cantidad de policías a la vera de la ruta.

Luego se descubrió en el campo que habían abandonado otros cinco animales muertos. Además, encontraron dos cuchillos y al menos una bala calibre 22.

Supuestamente contaban con una motocicleta que utilizaban para moverse en el interior de la finca, pero no se pudo confirmar la versión.

Donde va la carne?

Ñancuchero indicó que los mismos sujetos tienen antecedentes por el mismo delito. Recordó que hace un mes aproximadamente habían sido detenidos, y se les secuestró otra camioneta Chevrolet de modelo reciente, que permanece en la comisaría.

Suponen que desde hace años se dedicaban a este tipo de ilícitos.

De hecho, son conocidas las quejas de productores rurales de la zona por los robos de animales que han sufrido de manera constante, lo que se ha incrementado en los últimos años.

Por eso fue muy celebrado el operativo de detención.

La investigación ahora busca establecer el destino de la carne. Suponen que tenían armada toda una cadena de comercialización. Se requeriría al menos grandes heladeras para conservar tanta cantidad.

“En un freezer de una casa no entran siete vacas”, manifestó otra fuente vinculada a la pesquisa.

Los rumores, en este sentido, son muchos.

Fuente: Estación Diaria

Autor R.C

Comenta desde tu cuenta de Facebook