Rogelio Funes, titular del Ente Municipal de Turismo de Chimpay, en declaraciones a ESTACIÓN CHOELE comentó que se reunió con el gobernador y autoridades provinciales, para pedirles apoyo y acompañamiento, frente a otras gestiones que se realizan ante la iglesia católica, para lograr la santificación de Ceferino Namuncurá.
Los requisitos que la Iglesia católica exige para la canonización se centran mayormente en determinada cantidad de milagros, los que –afirman- pasan por el filtro de controles científicos que determinen que lo considerado como tal, efectivamente ha sido sin que la ciencia haya intervenido o que la modificación objeto de estudio, no haya sido de manera natural.
Aún así, a través de las redes e impulsada por devotos de Ceferino de Tucumán, se inició una campaña de oración para lograr que el llamado «Lirio de la Patagonia», Ceferino Namuncurá, se santo.
Cabe recordar que desde Chimpay se viene gestionando con el mismo fin. El año pasado, el intendente Rogelio Funes y su hermano Rogelio, titular del Ente Municipal de Turismo, mantuvieron reuniones con el gobernador y con la ministra de Turismo de la Provincia, para trabajar sobre obras y proyectos para fortalecer el propósito del «Chimpay turístico». En ese marco le manifestaron al gobernador sobre la idea de lograr que Ceferino Namuncurá sea hecho santo, habida cuenta que ya pasaron 11 años desde la beatificación.
El titular del ente Municipal de Turismo dijo entonces que se reunirían «con el obispo (Esteban Laxague) y también con el padre Pedro Norambuena que es el postulado de la santificación de Ceferino». En esa reunión se vería como estaban los trámites y en que se podía ayudar desde el municipio. 
faltan pasos en el proceso que lleva adelante la iglesia católica para la canonización.

Este último paso se da a través de la comprobación de milagros, y si bien ya hay uno confirmado en Córdoba, aún resta comprobar más hechos milagrosos para la santificación.

De hecho, uno ya fue descartado. El padre Pedro Narambuena que sigue de cerca el proceso explicó que «están ahora en estudio los milagros y presuntos milagros que se van presentando. Uno que teníamos en la mano, muy probable, es el caso de la niña Coralí en Lima. Pero, en el análisis que hicieron en el tribunal médico de Roma ha sido por el momento descartado para un nuevo análisis porque hay un porcentaje, un 30 por ciento según la ciencia médica, de que esas deficiencias cardíacas que presentaba la niña se recuperen naturalmente». Por ese margen, agregó Narambuena, «aunque es pequeño y aunque en este caso tengamos la certeza, no puede pronunciarse que es milagro. Es por eso que por ahora ha sido descartado. Entonces, tenemos que avanzar con otros presuntos milagros, y lo difícil en este proceso es el rigor científico que requiere la documentación de quien dice: ‘Yo recibí un milagro de Ceferino'», agregó.
El propio cura Norambuena explicó lo que está faltando para santificar al beato mapuche: «Ceferino tiene milagros y va a llegar pronto a la canonización, estoy seguro, porque hay mucha devoción, mucha fe; pero lo que necesitamos es encontrarnos con la documentación precisa para mostrar científicamente que eso fue un milagro: necesitamos la documentación, es decir la historia clínica previa de la persona, el durante y el después. Y eso es lo difícil. La gente se queda con el momento de la gracia. Y después se le pregunta y no se acuerda a qué hospital fue. Y a los médicos los invitamos a que sean generosos en colaborar; que no desdice de la ciencia, porque algunos dicen «cómo voy a probar un milagro. Si eres agnóstico como médico, mucho mejor incluso que nos verifiques y certifiques que aquí hay algo que científicamente no podemos explicar, de eso se trata. Generalmente este paso se nos hace difícil lograrlo».-

Comenta desde tu cuenta de Facebook