El servicio municipal de asistencia, prevención y capacitación en violencia familiar «Ruca Quimei», que funciona desde 1.991, ha incrementado considerablemente sus intervenciones no sólo por el crecimiento de la violencia de género sino porque también amplió sus servicios.

A partir del año 2008 se inició un dispositivo de atención a varones que ejercen violencia contra su pareja y, desde 2018, se integró el programa de Asistencia Integral en Violencia de Género junto a la Casa Refugio y al área de la Mujer.

El Poder Judicial, y sobre todos los jueces y juezas de Familia y de Paz, son también usuarios de estos servicios. El último año los dos juzgados de Familia de Cipolletti tramitaron 1.500 causas enmarcadas en la Ley 3.040 de Violencia Familiar. El número representa el 40% de los 3.754 expedientes ingresados en el mismo periodo.

En diversas resoluciones de los dos jueces de Familia y también de la jueza de Paz, los magistrados han ordenado tanto a hombres como a mujeres que mantienen conflictos asistir al servicio de la municipalidad «Ruca Quimei» en razón de la capacitación de sus operadores y de los resultados reflejados.

Oportunamente el juez del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Ricardo Apcarián participó de una reunión de trabajo con la presidenta del Concejo Deliberante de Cipolletti María Elisa Lazzaretti, quién le aportó detalles sobre el funcionamiento y necesidades del «Ruca Quimei» y de los demás servicios que prestan a través de los programas municipales, incluso las capacitaciones.

El juez Apcarián consideró que la problemática de la violencia de género requiere un abordaje multidisciplinario e interinstitucional y destacó el acercamiento de Lazzaretti en pos de mejorar la prestación de los servicios de atención para las víctimas.

Como conclusión Apcarián ofreció realizar gestiones ante el Poder Ejecutivo con el objetivo de fortalecer los servicios que prestan las instituciones en el ámbito de la Cuarta Circunscripción.

Comenta desde tu cuenta de Facebook