San Antonio Oeste. Profesionales del CIMAS y de la Escuela de Ciencias Marinas de la UNC local realizaron hoy la necropsia a la ballena Jorobada que ayer apareció en un sector de playa Las Conchillas, en Puerto San Antonio Este.
La intervención estuvo a cargo de un equipo de biólogos marinos encabezados por Raúl González, Guillermo Svendsen, Denis Landete y cinco estudiantes avanzados de la carrera, con la colaboración de un Guardia Ambiental. 
El ejemplar es una hembra juvenil, de 8 metros de largo y unas dos toneladas de peso.
Además de tomar los datos de la talla, también le extrajeron partes de tejidos de distintos órganos para que los análisis posteriores brinden información acerca de la condición fisiológica y el estado de salud del animal.
Svendsen informó que retiraron muestras del estómago, y que serán examinadas en el laboratorio de la institución educativa local. Este análisis permitirá obtener detalles sobre su alimentación, y así determinar su derrotero.
Como anticipo, pudieron observar que había ingerido bogavante, que abunda en la zona. 
Suponen que llevaba entre cuatro y cinco días muerta, y que la corriente marina la arrastró hasta la costa.
Restantes muestras de otros órganos serán enviadas al Laboratorio de Mamíferos Marinos de Puerto Madryn. 
Por el momento se desconocen que harán con el cuerpo. Aún se mantiene la restricción de acercamiento dado los riesgos sanitarios del cetáceo que se está descomponiendo.
Colocaron un cartel para advertirlo, pero de todos modos en el Face circulan fotos que se tomaron vecinos al lado del animal.

Fuente: El Mallín

Comenta desde tu cuenta de Facebook