La gran meseta de Somuncurá (como alguien dijera: un secreto de remotas edades en acecho) está llena de misterios y de sorpresas: el agua milenaria de La Gotera, el ritmo de los “pozos que respiran”, las piedras pentagonales en la cima de los cerros, el carácter del cerro Corona Grande, las “pilas de monedas” y un sinnúmero de leyendas que “viajan del mito a la realidad”.

¿Puede ser este cráter de 5.000 metros de diámetro el mayor del mundo, cuándo el de Arizona solo mide 1.500? Analizada la aleación de las muestras tomadas los investigadores se detectaron aluminio, níquel y cobalto ¿hablan de un misterio mayor? Tal vez, porque en la meseta como su topónimo en lengua mapuche lo declara “las piedras hablan”.-

Jorge Castañeda

Valcheta, Río Negro

Comenta desde tu cuenta de Facebook