El gobierno nacional dispuso esta medida para intentar paliar la crisis. Igualmente el monto no supera los $2000.

El Ministerio de Educación y Derechos Humanos de la provincia de Río Negro confirmó que el pago por planilla complementaria, previsto para el próximo miércoles (11/09), será recibido por aproximadamente 20.000 docentes, cuyo salario bruto no supere los $60.000. En este sentido, explicaron que se devolverán los aportes jubilatorios realizados por cada trabajador, en el mes de agosto, mientras que los aportes de septiembre, se incorporarán directamente con el cobro del salario. El importe tendrá un tope de $2.000 aplicable a un docente con jornada completa y mes trabajado; en el caso de menor carga laboral, será el proporcional correspondiente.

El gremio UnTER fue quien requirió al Ministerio de Educación precisiones respecto del alcance en el sector docente, de la adhesión de la provincia de Río Negro al Decreto Nacional N° 561, a través del cual se determina la devolución de los aportes jubilatorios, como una medida “paliativa” frente a la crisis económica que atraviesa el país.

Justamente para UnTER esta medida implica un “mínimo alivio para el bolsillo de la clase trabajadora activa”. Advierten desde el sindicato docente que “no debe transformarse en política de Estado, dado que desfinancia a ANSES, por el menor ingreso al sistema de jubilación de reparto. Debemos recordar que el único sistema de jubilaciones que rige en la Argentina desde que se derogaron las infames AFJP, está basado en el principio de la solidaridad, es decir que con los aportes de los trabajadores en actividad se pagan las jubilaciones. Por consiguiente para cumplir con el pago de haberes jubilatorios, con menos aportes, no quedará alternativa que saqueando los ahorros del Fondo de Garantías Sustentable o tomar más deuda”, aclararon.

“Entendemos que el gobierno nacional con este decreto aplica la solución de la ‘frazada corta’, que finalmente terminará imponiendo el peso de la crisis que generó con sus políticas de ajuste en los sectores populares, empezando por los jubilados. Mientras que funcionarios y amigos del poder central, multiplican sus riquezas con la bicicleta financiera”, agregaron.

“La últimas medidas anunciadas por el nuevo ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, responde a la estrategia de más ajuste sobre el ajuste, tratando de poner paños fríos a una economía a punto de fundición. Es aberrante, pensar que para solucionar la crisis de una parte del pueblo, se ahogue a la otra. Urgen medidas que permitan a la clase trabajadora en su conjunto recuperar el valor adquisitivo de su salario, para cubrir las necesidades básicas, para ello se debe redefinir la distribución del ingreso, convocando a paritarias libre y sin techo, en particular se debe cumplir con la Ley de Financiamiento educativo, y convocar a Paritaria Nacional Docente, como así también la firma en el Congreso de la Emergencia alimentaria”, añadieron desde UnTER.

“Es necesario poner freno a la especulación financiera que solo engorda a los socios del presidente Macri. Es preciso que las organizaciones sindicales y sociales continúen trabajando con unidad y organización para evitar que el gobierno nacional y sus aliados provinciales continúen sometiendo al pueblo con sus políticas de hambre y tengan que redefinir el rumbo económico para que esta crisis no se pague con el bolsillo y la vida de los trabajadores”, concluyeron desde el gremio que encabeza Patricia Cetera.

Comenta desde tu cuenta de Facebook