(FUENTE: El Mallín).- El pequeño futbolista sanantoniense, Derek Frank, de tan solo 9 años, acordó su incorporación a Boca Juniors luego de una prueba de jugadores realizada hace pocos días en la Casa Amarilla, el predio vecino a La Bombonera, y en el que la institución posee en Ezeiza.

Dos jornadas de entrenamiento bastaron para que los integrantes del cuerpo técnico de las divisiones inferiores notaran la habilidad del chiquito, quien semanas atrás hizo una prueba similar en Lanús, donde le ofrecieron retornar para seguir evaluándolo.

Derek esta vez viajó a Buenos Aires con su papá, Sergio, y Mariano Gregorini, un vecino ex jugador que tiene vinculaciones con Boca y otros clubes, y suele organizar espectáculos con ídolos retirados.

“Mariano nos dio una mano grande, nos abrió la puerta para que en nene pueda llegar a la prueba”, destacó emocionado Frank padre, confeso hincha del xeneize, minutos después de que le confirmaran la admisión.
Gregorini, luego del impacto que causó la noticia del interés que manifestó Lanús, envió a Boca videos de partidos en los que se podía apreciar el talento del niño.

En aquella oportunidad hubo medios, como el diario La Mañana Neuquén, que lo apodaron “el Messi del Golfo”.

Quienes vieron las imágenes en Capital pidieron que viajara para someterlo a una prueba, junto con otros chicos provenientes de distintos puntos del país.


Sergio explicó que vio solo una de las prácticas.
“Jugó muy bien”, afirmó.


A la otra convocatoria no pudo ingresar, como ninguna otra persona perteneciente al equipo.


Al finalizar los técnicos llamaron aparte al papá y le dieron la gran noticia.
La historia de Derek con los clubes de primera comenzó el año pasado, cuando dirigentes de Lanús lo vieron jugar en el Mundialito de General Roca como refuerzo de un equipo de Sierra Colorada.
Con 8 años, jugó contra rivales de 12, pero así y todo fue la figura descollante.


Ya desde muy pequeño demostró ser diferente con la pelota, desde que comenzó a jugar en los campeonatos infantiles organizados por el municipio de San Antonio, con la camiseta de Racing.

Jugar en la AFA
La parte administrativa de su incorporación continuó con la revisión médica y la presentación de la documentación, que lo habilita al fichaje que lo hará jugador oficial del club.


Este año deberá viajar al menos una vez por mes a Buenos Aires para seguir entrenando. La misma institución se hará cargo de los gastos del traslado.


Mientras que el año próximo quedará inscripto para el campeonato de divisiones inferiores de la AFA, por lo que el nene deberá mudarse.
El club le ofrece una pensión para hospedarse. Ahí la familia deberá decidir.

Comenta desde tu cuenta de Facebook