La madrugada beltranense se llenó de destrozos en la madrugada de ayer, desmanes, agresiones y un demorado. Los vecinos de esta localidad aún con lo ocurrido recientemente en el hospital vuelven a tener un episodio ingrato.

Es que la comisaría 19 fue abordada por unas diez personas que llegaron hasta allí con el objetivo de que liberaran a un joven a quien unos minutos antes habían detenido por haberlo encontrado con bebidas y otras cosas sustraídas de un depósito perteneciente a un supermercado de la localidad.

De acuerdo a la información policial proporcionada, cerca de las 2 de hoy, la policía había dado con el sujeto y lo llevó a la comisaría. Enterado de ello, amigos y familiares -en un número cercano a las cinco personas,  aunque luego se sumaron unos siete más – entró a la unidad policial arrojando piedras y lesionando a tres policías. Uno en un brazo, otro con una quebradura de su tabique nasal y el comisario Jorge Vallejos con un golpe de un elemento contundente en una parte de su cara. La virgen, protectora de la policía, tampoco se salvó. La sacaron de su lugar y la arrojaron al medio del ingreso rompiéndose en pedazos.

El descontrol hizo que la policía debiera pedir refuerzos a otras unidades como Choele Choel y Lamarque, quienes en conjunto pudieron hacer que los sujetos salieran del lugar.

El saldo fue de varios lesionados, vidrios rotos y dos menores demorados que luego fueron liberados, quedando únicamente a disposición de la justicia

No hubo descanso en la comisaría y luego de la intensa madrugada, la cúpula policial regional se asentó en la comisaría hasta cerca del mediodía.

Fuente: 7 EN PUNTO

Comenta desde tu cuenta de Facebook