El Dengue, el Zika y el Chikungunya son enfermedades virales transmitidas por la picadura del mosquito Aedes aegypti, estrategias para prevenir y controlar el mosquito transmisor. 
Al acercarse los días de calor y el verano, la mejor forma de prevenir estas enfermedades es eliminar los criaderos de mosquitos aplicando medidas de ordenamiento y control.

Buenos Aires, noviembre 2019 – Las enfermedades virales causadas por la picadura de mosquito, como el Dengue, Zika y Chikungunya, se han vuelto una de las mayores preocupaciones a nivel mundial, debido al riesgo que generan en la salud de los seres humanos. El Aedes aegypti es un insecto que puede ser portador y transmisor de estos virus, generando gran preocupación en regiones endémicas, más aún durante épocas estivales, y en períodos en los que las personas viajan a zonas de mediano o alto riesgo de contagio.

Recientemente la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó sobre la proliferación del virus del Dengue en Latinoamérica, después de registrarse más de dos millones de casos de infección en lo que va del 2019, cifra que supera a las del 2017 y 2018. Sin embargo, este número aún no supera los niveles alcanzados en el 2016, cuando se desató el último gran brote en la región, con 76.803 casos registrados y 11 muertes.

En Argentina, se detectaron 3.175 casos de Dengue hasta la semana epidemiológica 43, es decir hasta el 26 de octubre pasado. De acuerdo al Boletín Epidemiológico Nacional N° 470 SE 43/2019, el último caso autóctono positivo en contexto de brote se registró en Salta, en la semana epidemiológica número 30, entre el 21 y el 27 de julio. Entre las primeras 30 semanas, se definieron áreas de circulación del virus Dengue serotipo DEN-1, uno de los cuatro serotipos del virus, en las provincias de Buenos Aires, Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Santa Fe y en CABA. Además, se registraron casos confirmados de virus dengue serotipo DEN-4 en CABA (2), en Jujuy (2) y en Misiones (22). También, se detectaron casos confirmados de Dengue fuera de las áreas en brote en las siguientes jurisdicciones: Buenos Aires (15), Ciudad de Buenos Aires (9), Chaco (5), Córdoba (2), Santiago del Estero (2) y Tucumán (2). Por otro lado, fuera del período de brote se detectó un caso de Dengue en Iguazú, al inicio de la semana 36, es decir el 1 de septiembre.

«Si bien existen aspectos morfológicos distintivos bien claros entre especies adultas de Aedes aegypti y el mosquito común, llamado Culex pipiens, puede resultar difícil diferenciarlos a simple vista. Por eso, es recomendable mantener estrategias de prevención y control de mosquitos en general que incluyan a ambas especies», recomendó Marcelo Hoyos, Gerente Técnico de Higiene Ambiental en BASF.

«Es necesario mantener un sólido programa integral articulando la actividad de equipos de salud, zoonosis y educación, colaboración de ONGs, y privados con acciones en el corto, mediano y largo plazo. Los equipos de terreno deben estar altamente capacitados, que permitan generar índices de presencia de larvas confiables, describir un correcto diagnóstico para poder implementar las estrategias culturales, físicas y químicas cuando correspondan y de manera segura», agregó el experto.

Mosquitos dentro de la casa

La presencia de mosquitos dentro de los hogares es riesgosa, sobre todo en zonas endémicas, donde las hembras ingresan a la vivienda en busca de sangre humana, para nutrir los huevos encontrando, además, un ambiente con temperaturas y humedad más estables. Por eso, los especialistas de Higiene Ambiental de BASF recomiendan tres medidas importantes a tener en cuenta dentro de la casa:

Controlar adultos de Aedes aegypti: En temporada de desarrollo de mosquitos, dependiendo la zona, entre primavera y verano, es indispensable el uso de aerosoles y tabletas insecticida termo evaporables. De acuerdo a un estudio científico reciente, es posible encontrar adultos de Aedes aegypti con mayor preferencia dentro de dormitorios y baños.
Evitar el ingreso de mosquitos en la vivienda: Mantener cerradas las puertas y ventanas la mayor parte del tiempo posible y usar mosquiteros. En algunas zonas endémicas, se pueden utilizar mosquiteros sobre las camas y cunas para prevenir picaduras.
Eliminar criaderos de mosquitos: Los jarros o floreros con agua deben evitarse dentro del hogar, principalmente en zonas con presencia de Aedes aegypti y de riesgo de Dengue, Zika y Chikungunya. Vaciar cada tres días los recipientes de agua de animales domésticos.
Por otro lado, recientemente investigadores del Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste y del Instituto de Virología J. M. Vanella de la Universidad Nacional de Córdoba detectaron la presencia de un virus llamado «Madariaga» en mosquitos capturados en la provincia de Chaco, pero en este caso corresponde a la especie Culex pipiens, que es un mosquito común, que no es transmisor de Dengue, Zika y Chikungunya.

El virus Madariaga puede infectar a aves y también a varias especies de mamíferos, como ratas y murciélagos, que podrían cumplir el rol de huésped. La cepa hallada en Chaco pertenece al mismo linaje, descubierto en animales en 1930, lo cual indicaría que el virus es endémico para la región.

«No hay una estrategia de control aislada que resulte efectiva en sí misma. Los programas de control exitosos se alcanzan cuando los equipos interdisciplinarios trabajan de manera organizada y coordinada, los intendentes de las comunas respaldan las acciones, el personal de monitoreo y control está altamente capacitado manteniendo un alto nivel de profesionalismo en su gestión y, por último, pero no menos importante, la sociedad está educada debidamente», comentó. «Dentro de este marco de organización y articulación, la estrategia y el uso adecuado y seguro de los insecticidas residuales alcanzarán su máxima eficiencia en la reducción de la población del mosquito Aedes aegypti y permitirá disminuir de manera significativa el riesgo de posibles brotes de enfermedades», finalizó Hoyos.

Comenta desde tu cuenta de Facebook