Ayer como todos los días 23 una marcha pidió justicia por la muerte de Nico Gutierre, tenía 17 años, y murió electrocutado en febrero 2018 en la cancha del club Racing de San Antonio Oeste. El próximo martes en la ciudad de Viedma comienza el esperado debate oral y público.

La tarde nublada de San Antonio Oeste en la jornada de ayer fue testigo de una marcha más, pero en esta ocasión la última antes del debate oral y público en doble turno que dará inicio el martes, la familia y la comunidad sanantoniense esperan un fallo ejemplar, justo, que seguramente no calmará el dolor de perder un hijo, un hermano, un amigo, un joven de la comunidad, que la muerte lo encontró en un predio deportivo en pésimas condiciones, pero de alguna manera se sentirá alivio ya que ésta tragedia podría haber sido evitada y servirá de ejemplo para las instituciones, organismos, espacios deportivos y lugares a los que concurren niños, jóvenes y adultos para participar de eventos recreativos.

Serán entre 23 y 26 testigos en este caso, inicialmente eran alrededor de 60. Ellos aportarán sus testimonios y luego el tribunal decidirá.

Los padres de Nico esperaron este momento desde la tragedia y cada 23 marchan desde el club Racing lugar donde perdió la vida su hijo hasta la municipalidad de San Antonio Oeste, se han sentido acompañados y apoyados por la comunidad en el transcurso de la espera.

Nico Gutierre fue a jugar al fútbol, como va cualquier chico, pero el lugar no estaba apto, la negligencia, la falta de mantenimiento, la irresponsabilidad de unos cuantos produjo el trágico accidente que terminó con su vida.

Comenta desde tu cuenta de Facebook