El oficial de tránsito había sido impactado el jueves pasado por una camioneta conducida por Mauricio Retamal, quien se encuentra con prisión domiciliaria.

Murió el policía de tránsito Emiliano Amaya en la madrugada del jueves, después de permanecer una semana en coma producto de un choque ocasionado por el joven cipoleño, Mauricio Retamal, quien se encuentra con prisión domiciliaria por el hecho.

FOTO: CLAUDIO ESPINOZA

De acuerdo con lo que había informado desde el entorno del oficial, la víctima se encontraba en estado delicado y con respirador artificial en la terapia intensiva del hospital Castro Rendón.

Emiliano era un agente de tránsito de 28 años y padre de un nene de 1 año y cuatro meses.

Este miércoles, la justicia neuquina había ordenado la preventiva domiciliaria para Retamal, de 19 años, acusado de chocar a Amaya en medio de una posible picada sobre la Ruta Nacional 22.

Retamal había sido detenido el jueves pasado en las 1200 viviendas de Cipolletti y trasladado a Neuquén donde le formularon cargos por lesiones gravísimas con dolo eventual. Ahora, la fiscalía deberá reformular los cargos y cambiar la carátula de la causa por homicidio.

El viernes pasado, en una audiencia en la Ciudad Judicial de Neuquén, la fiscal Paula González le formuló cargos haciendo alusión a la conducción temeraria y al abandono de persona. Además, solicitó seis meses de prisión preventiva, pero el juez Yancarelli entendió que con cuatro meses bastaba porque es el plazo de la investigación.

Retamal fue detenido en su casa en la esquina de Roberto Firpo y Antonio Turrín de las 1200 viviendas de la ciudad rionegrina. A ese lugar llegó la madrugada del jueves 5 tras escapar de la escena del accidente donde resultó gravemente herido el policía neuquino Emiliano Amaya.

En el lugar se encontró la camioneta Ford Ranger gris, y se pudo localizar el domicilio gracias a que el conductor perdió la patente tras el fuerte impacto.

El mortal accidente

El hecho ocurrió cerca de las 2.30 de la madrugada del jueves pasado en la intersección de la ruta 22 con calle Río Negro. De acuerdo a la investigación provisoria realizada por Fiscalía Retamal conducía una camioneta modelo Ford Ranger en sentido Oeste-Este, a una velocidad aproximada de 107 kilómetros por hora. El fuerte impacto provocó que el Gol se desviara hacia el guardarrail, se desplazara 92 metros por la calzada y quedara con la parte trasera totalmente destrozada. Inmediatamente después, el conductor de la Ranger se fugó del lugar.

Tras la investigación se conoció que habría estado involucrado otro auto de un cipoleño, un Chevrolet Corsa, que fue hallado el fin de semana en un taller mecánico con signos de haber sufrido un siniestro. El propietario del vehículo fue localizado en Salta y negó haber formado parte del terrible accidente.

Fuente: LMC

Comenta desde tu cuenta de Facebook