El nuevo intendente fue consultado sobre el concepto de «separar a Viedma de la basura» y la proyección del sistema recién inaugurado de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) que tiene el nuevo gobierno.

Uno de los ejes que planteó en su asunción el intendente de Viedma, Pedro Pesatti, fue la limpieza de la ciudad y la erradicación de los basurales irregulares que hay en los distintos barrios.

Se consultó al nuevo intendente sobre el concepto de «separar a Viedma de la basura» y la proyección de tratamiento integral que tiene el nuevo gobierno con el sistema de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) recién inaugurado.

Sobre la puesta en funcionamiento de la Planta de Separación de Residuos GIRSU y el trabajo del grupo de recicladores de la Cooperativa de Trabajo por una Nueva Vida (COTRANVI), Pesatti respondió que «la prioridad es que la gente coma» y afirmó desconocer el trabajo de la cooperativa.

En diálogo con VDM, Pesatti afirmó que «el eje de la basura va a estar puesto en la ciudad» y que «la primera cuestión que tenemos que cuidar es el ambiente donde las personas nos movemos». «Basta recorrer algunas calles para ver con qué liviandad cualquiera abre la ventana del auto y tira una bolsa llena de basura», ejemplificó.

Los primeros días de diciembre, el gobierno saliente inauguró la obra GIRSU completa. El sistema que fue financiado por Nación tuvo una inversión de más de 130 millones de pesos. El sitio de enterramiento final recibe la basura de Viedma, Patagones y San Javier y requiere de un fuerte trabajo de separación y reciclado de residuos para reducir el impacto ambiental que genera la basura.  

Pesatti planteó que «estos paradigmas que vienen del primer mundo no tienen en cuenta que hay un 40% de la población en situación de pobreza».

«Cuando hablan de concientizar y educar se plantea la separación de residuos como en Alemania, Suiza o Suecia, en un país donde la mitad de sus alumnos probablemente tengan dificultades para comer es casi una quimera en Argentina pensar estas cosas», aseguró.

Al respecto, manifestó que sostener la planta «le va a costar a Viedma, como mínimo, 30 millones más por año». «Es decir, que mejorar en este paradigma el tratamiento de lo que se genera como basura cuesta como mínimo 30 millones más que obviamente tienen que pagar los contribuyentes porque no hay forma de financiar el GIRSU si esos recursos no están», afirmó.

Pesatti añadió que «tenemos que tener los mejores sistemas para gestionar los residuos que generamos pero mis prioridades siempre están atadas a los recursos y a la realidad que la ciudad me está mostrando. Y hoy me está mostrando una ciudad sucia. Lo primero que tengo que hacer es separar a Viedma de la basura», remarcó.

En ese marco, se le consultó por el pedido de reunión de la cooperativa que se creó hace 4 años con el objetivo de aprovechar los residuos reciclables que genera la ciudad.

«No me voy a reunir. No conozco a Cotranvi, no la vi en mi vida y no sé qué es. Vamos a trabajar en función de las decisiones políticas que vamos a tomar en orden a las realidades que estamos viendo. No vamos a condicionar nuestras decisiones a otras situaciones que no sean lo que la realidad nos pide. Primero vamos a limpiar Viedma», reiteró. 

Fuente: VDM

Comenta desde tu cuenta de Facebook