Una mujer denunció que raptó a una nena, pero todo fue un mal entendido.

Una situación confusa se produjo este lunes en Bariloche y el resultado fue que Papa Noel fue trasladado en patrullero hasta una dependencia de la Policía de Río Negro.

Si bien la fuerza de seguridad intervino en el episodio, no se radicaron denuncias. El episodio comenzó con un llamado desesperado de una mujer, quien creyó que su hija de tres años había sido secuestrada.

La mujer es empleada de una ferretería ubicada en una zona comercial de Bariloche, cuya propietaria contrató a un hombre de 72 años para promocionar el negocio y obsequiar caramelos a la gente que pasaba por el lugar.

El objetivo era que el promotor, vestido de Papa Noel, entregue caramelos y folletos del local comercial a los transeúntes.

La empleada de la ferretería había ido al local acompañada por su hija de tres años de edad, quien quedó obnubilada con Papa Noel y por ello decidió ir tras sus pasos cuando este entregaba los presentes a la gente que caminaba por la calle.

La instrucción que recibió Papa Noel fue la de recorrer algunas cuadras a la redonda y eso hizo, y la menor decidió acompañarlo sin que su mamá estuviera al tanto de ello.

Por eso cuando la mujer se dio cuenta que la pequeña no estaba en el negocio, llamó desesperada a la unidad policial denunciando un secuestro.

La Policía acudió al lugar e inició la búsqueda inmediata en las calles de la zona y pudo dar con la menor y el Papa Noel, a pocas cuadras del comercio donde estaba la mamá.

El hombre terminó en la Comisaría del Centro Cívico de Bariloche, aunque a las horas fue liberado ya que no existió delito alguno para implicarlo, sino que creyó que la madre de la criatura estaba al tanto que la pequeña lo acompañaría en el recorrido.

Fuente: LMC

Comenta desde tu cuenta de Facebook