El hombre de 34 años que se encontraba en el lugar fue asistido por personal de la Policía de Río Negro y Bomberos de El Cóndor.

Un hombre de 34 años se salvó de milagro tras un derrumbe de acantilado en la playa El Espigón, ubicada a 45 kilómetros de Viedma.

El hecho ocurrió el domingo alrededor de las 16.30 cuando la víctima se encontraba disfrutando de la tarde en el balneario. Afortunadamente, y a pesar de la gravedad del desprendimiento de rocas, sólo sufrió lesiones leves.

En el lugar trabajó personal de Salud, de la Policía de Río Negro y Bomberos de El Cóndor, quienes se encargaron de vallar el área de manera inmediata.

En tanto, el damnificado fue trasladado de urgencia en ambulancia al Hospital Artémides Zatti de Viedma, donde quedó en observación por algunas horas con lesiones de carácter leve.

Las autoridades recomendaron a los veraneantes no acercarse a la orilla de los acantilados para evitar accidentes.

Comenta desde tu cuenta de Facebook