Un pequeño de 9 años es víctima de la agresividad de una compañera del curso. En medio del aislamiento, la niña consiguió su teléfono para acosarlo de una manera sorprendente y la mamá hizo pública la situación que viven desde el año pasado.

Los audios que una niña de 4° grado le envió a un compañerito de la escuela -al que no ve desde marzo- expresan un grado de violencia psicológica y verbal tan fuerte que la situación resulta difícil de comprender sin pensar en el «acoso entre pares» (bullying) y sin mirar el contexto escolar/familiar en el que escaló la agresión.   

«¿Te digo una cosa? Sos un negro de mierda, nadie te quiere. Sos un pobre, sos un asco, me das asco, y cuando volvamos a la escuela no quiero que te me acerques ni nada por el estilo. Eso te quería decir. Y también que me das asco. Todo esto era una joda para decirte lo mal que nos caes, porque nos caes para el orto y sos un asco. Y en la escuela te voy a hacer la vida imposible«.

Esa catarata de odio recayó sobre un niño de 9 años que se había ilusionado porque sus compañeras de grado se habían puesto en contacto con él, después de muchos meses de no tener noticias de la mayoría. Pero no terminó ahí.

«¿No vas a decir nada, te vas a quedar calladito? Sos un pobre de mierda, a mí me daría asco vivir en la casa de mierda que vivís. Me daría un asco tremendo ser como vos, pobre y sucio. O sea, me da asco ya de verte. Un asco sos», siguió la nena para arremeter diciendo: «Ahora no contestás puto. Eh? En la escuela cuando te vea te voy a partir el orto, hijo de remil puta. Fuiste un aborto y un accidente».

La mamá del chico agredido habló con VDM Noticias y contó que su hijo es el blanco de la compañera desde hace por lo menos un año, sin que la Escuela interviniera para detener la situación. De hecho, al escuchar los mensajes, se terminó de dar cuenta de que su hijo no era «parte del problema» como sostenía su maestra.

«Volvía de la escuela muy angustiado, sentía que era el culpable, que él estaba mal. Yo le decía que no era así, porque él no es un nene con maldad; no tiene ese grado de violencia, no es agresivo ni de guardarte rencor. Al contrario, iba al otro día y le pedía perdón porque creía que quizás él había sido malo. Se sentía culpable de todo lo que pasaba», contó.

Según relató a este medio, el hostigamiento siempre fue por su condición económica «y por no tener padre». En el grado, la niña tendría comportamientos abusivos y manipuladores con otros compañeros y compañeras sin que la intervención de la Escuela la detenga. Incluso, hasta este momento, se trató el tema considerando que la víctima del acoso era «parte del problema».

«Creo que la señorita hacía la vista gorda; no ha querido mirar y dejó que la violencia crezca. La señorita siempre me dio a entender que mi nene era el conflictivo, que mi nene buscaba pelea, que la provocaba. Pero si mi hijo hacía algo mal, al otro día siempre pedía disculpas. Del lado de la nena nunca ví eso», planteó la mamá para agregar que «ahora me doy cuenta de que es la nena la que lo provocaba y hacía que él reaccionara».   

Del conflicto participó otra nena que fue quien le dio el número de teléfono a la compañera agresora. En este caso, las mamás pudieron comunicarse y la pequeña pidió disculpas. 

La mujer remarcó que el año pasado pidió varias veces hablar con la madre pero «nunca nos citaron juntas». «Quiero que estas cosas se arreglen de buena manera. Si la nena tiene que venir a mi casa que venga, le pida perdón y listo. Pero que esté la madre, que también es maestra, que se acerque, que me conteste los mensajes y las llamadas para hablar esto», pidió. 

«No puede ser que una criatura de 9 años diga tantas cosas horribles. ¿De dónde sacó ella lo del aborto? Son cosas fuera de lugar para una criatura. No quiero que a ningún nene más le pase lo que le pasó a mi hijo», subrayó.

La respuesta del Ministerio de Educación sobre el caso

Luego de tomar conocimiento del caso, el medio habló con la directora de Educación Primaria, Angélica Portales quien indicó que no sabía de los hechos que ocurrieron en las últimas horas y adelantó que pedirá informes de inmediato a Supervisión para ponerse en contacto con la mamá del pequeño.

Luego comentó cómo se trabaja desde el Ministerio de Educación ante estos casos. Según indicó, el mecanismo ante el «acoso entre pares», comienza con la Maestra, la Dirección de la Escuela y la ETAP por lo que «tiene que haber actas de intervención en el caso y es raro que no se haya hecho encontrar a las partes».

Portales explicó que «hay que atender a las dos partes, al que se siente maltratado y a la otra persona que descarga su furia contra un compañero» porque es altamente probable que la niña sea, a su vez, una víctima.

«Son dos menores a los que hay que acompañar. En este caso la nena debe tener un malestar fuerte, debe haber otra cosa detrás de esta niña que genera esta forma de vincularse con los compañeros. Se ve que es el modo que encontró para que la vean», subrayó.

En ese marco, agregó que «detrás de cada niño hay un adulto que debe responder por el accionar; siempre hay que enmarcarlo en la figura del adulto responsable».

«Nadie reacciona violentamente si no ejercieron esa violencia conmigo antes. El niño no es violento por naturaleza. Alguien le está diciendo eso para que ella necesite poner afuera ese sentimiento», subrayó.

Fuente e imagen: VDM

Comenta desde tu cuenta de Facebook