El juez Simón Bracco, del Tribunal Oral Federal de General Roca, condenó a dos hombres y a una mujer de Viedma, aunque sin prisión efectiva, a donar un total de 50 mil pesos al hospital Artémides Zatti en sustitución de trabajos comunitarios, al encontrarlos responsables del delito de “tenencia simple de sustancias estupefacientes”.

La droga fue encontrada en allanamientos realizados en marzo de 2018 por personal del Departamento de Toxicomanías y Leyes Especiales de la Policía rionegrina en dos domicilios de la capital provincial, donde también secuestraron dinero en efectico, varios vehículos, teléfonos, una computadora y cámaras fotográficas, entre otros objetos vinculados a la causa. El juicio se llevó a cabo bajo la modalidad abreviado, con acuerdo entre la fiscalía yManuel Maza y Diego Pedriel, defensores de los acusados, quienes debieron admitir su responsabilidad en los hechos.

El fallo conocido recientemente precisa que a Ángel López, de 43 años, le secuestraron 306 gramos de cocaína distribuidos en 164 bagullos y poco más de 170 mil pesos, quince celulares, tres balanzas, dos pendrives, una caja fuerte, una notebook, tijeras, tarjetas con restos de sustancia blanca, una cámara fotográfica y un Renault 21. Lo sentenciaron a tres años de prisión en suspenso y la imposición de pagar 30 mil pesos al centro sanitario para la compra de insumos. En tanto que a Damián Rosas, de 51, le incautaron 100, 33 gramos de la misma sustancia, divididos en 103 bagullos, 73 mil pesos, diecinueve celulares, cuatro cámaras fotográficas, un pendrive, una balanza de precisión y un Fiat Regatta, y Volkswagen Gol. Le aplicaron una pena de dos años de prisión en suspenso y la orden de aportar 10 mil pesos para el hospital. Lo mismo que a su esposa, Graciela Núñez, de 48. Cambio de figura delictiva Inicialmente el fiscal de primera instancia, Marcos Escandell, los había acusado por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.

Pero en el debate el representante del Ministerio Público Fiscal argumentó que “si bien es cierto que en la causa hay indicios de la comercialización de estupefacientes, no se habían aunado elementos de cargo suficientes para sostener dicha calificación legal con la certeza apodíctica que requiere la instancia”. Agregó que el cambio de la calificación había sido acordado con los defensores. El dictamen judicial expresa que en su descargo, tanto López como Rosas aclararon que son consumidores y negaron ser vendedores. También señala que no cuentan con antecedentes penales. Asimismo, resolvió que los imputados deberán cumplir una serie de pautas de conducta, y estableció la restitución del remanente del dinero incautado, como así también los vehículos, los teléfonos y otros elementos.

Fuente: El Mallín

Comenta desde tu cuenta de Facebook