Bajo un nuevo paradigma de persecución penal, el procurador General Jorge Crespo instruyó a los Fiscales de Río Negro a eliminar los beneficios a la personas imputadas por actos de crueldad animal. Ahora, no se podrán aplicar la suspensión de Juicio a prueba.

El instrumento jurídico aplica a los delitos que resultan de la infracción a la Ley Nacional de Protección animal 14.346, entre otras de protección de la fauna.

La resolución que dictó Crespo destaca que deben calificarse como graves los actos de crueldad animal “atento al carácter que revisten, en tanto la violencia que se despliega para causar sufrimiento, de manera innecesaria por el modo excesivo, perverso o violento de la conducta denota una intencionalidad marcada en infligir sufrimiento”.

Cabe destacar que la Declaración Universal de los Derechos de los Animales sostiene que no sólo tienen derecho a la existencia sino también a atención, cuidados y protección de la humanidad. Al mismo tiempo se considera como otro bien jurídico, la preservación de la diversidad biológica.

La Instrucción General expresa además que “el nuevo paradigma de a justicia penal fomenta la participación ciudadana, procurando la paz social y la armonía”.

“Una política de Persecución Penal que incida en la vida ciudadana debe ser transparente, de público conocimiento y encontrarse en una constante revisión en virtud de su aplicación en la realidad, dispuesta a integrar las observaciones, sugerencias o señalamientos que realicen los ciudadanos, organizaciones de la sociedad civil, las demás instituciones del sector de justicia y del Estado en general. Por ello, la opinión de la comunidad será tenida en cuenta al momento de establecer políticas de persecución penal, para que la misma resulte socialmente legitimada por sus destinatarios”.

Comenta desde tu cuenta de Facebook