Si calculamos medio kilo por persona para una cena de 4, más ensaladas, pan, bebidas, y alguna golosina navideña estaríamos hablando de $3500 sin que Papá Noel llegara este año con regalos, ni estrenara una familia ropa o calzado.

En noviembre la suba acumulada llegó al 30% y se proyecta que el asado de fin de año saldrá más que «saladito». En algunos súper, el vacío y el matambre trepan a los 850 pesos y la colita de cuadril, supera los $900.

El precio de la carne sigue trepando y, a estas alturas, no se sabe a ciencia cierta cuánto terminará saliendo el asado de fin de año.

La carne vacuna tuvo en noviembre aumentos que completaron un promedio del orden del 30% e impactó en la inflación general del mes, además de representar un piso para diciembre. 

Recorrer carnicerías y buscar ofertas en el caótico mes de diciembre parece que será una meta difícil de lograr.

Las explicaciones de la importante disparada de precios en noviembre -que contrastó con el comportamiento de octubre- viene de la mano de los efectos no deseados de dos variables que, en otros órdenes, fueron favorables para la economía.

Esos fenómenos fueron, por un lado, el aumento de los precios internacionales de las commodities y, por el otro, la paulatina flexibilización del aislamiento social, preventivo y obligatorio en la mayor parte del país. «En el primer caso, los mayores ingresos que representará la suba de los valores de la soja llevan como contrapartida el impacto en el precio de la carne vacuna, si se tiene en cuenta que gran parte del ganado engordado en feed lots se alimenta a base de maíz, otra de las oleaginosas que subió su precio en los mercados internacionales», explicaron los especialistas.

En cuanto a la flexibilidad de la cuarentena, implicó un mayor consumo tanto por el retorno a las reuniones grupales como a la reapertura de bares y restaurantes. Una tercera variable es el incremento de las exportaciones. En ese sentido, el último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) indicó que «las exportaciones de carne vacuna habrían ascendido a 735,6 mil toneladas de res con hueso (r/c/h) en lo que va del año».

En este contexto, el Gobierno nacional busca cerrar un acuerdo con los frigoríficos exportadores, para llegar a las fiestas navideñas con asado a precios populares, indicó BAE Negocios. Hasta el momento, fuentes de la industria frigorífica reconocieron que buscan llegar a esa fecha con precios «razonables» para este corte, aunque por el momento no se definieron volúmenes y precios. Con respecto a este tema, la única certeza es que los exportadores aportarán un volumen de asado, que se distribuirá a través de los supermercados. En este escenario, un dato a tener en cuenta es que por primera vez en la historia, el consumo de carne aviar superó a la bovina.

Desde la industria ratifican esta tendencia. Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), afirmó que con una media res que en las carnicerías se cobrará entre $290 y $300, el incremento en los precios será inevitable. «Lo que resta saber es el público convalidará estos precios», advirtió el directivo. En este sentido, los números de consumo de carne bovina se ubican, desde hace varios meses, sobre los 50 kilos por habitante, el registro más bajo de la última década.

Fuente: GNR

Comenta desde tu cuenta de Facebook