El Gobierno publicará un DNU con las medidas, que fueron consensuadas con los gobernadores. Regirá desde este viernes. Sería entre las 23 y las 6 y no alcanzará a trabajadores esenciales.

El incremento en el número de contagios de COVID-19 en todo el país llevó al gobierno nacional a definir nuevas restricciones a la circulación de personas. Este jueves (7/1) el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, confirmó que el Presidente de la Nación firmará el decreto para establecer un cierre nocturno entre las 23 y las 6, que regirá desde el viernes 8 de enero.

«Hubo acuerdo con la necesidad de restringir la circulación en horario nocturno, las medidas van a estar esta tarde, ya están definidas, se están redactando», señaló Cafiero durante una conferencia de prensa que se llevó a cabo en el Instituto Malbrán.

El miércoles, Alberto Fernández y los gobernadores habían acordado la necesidad de limitar la circulación, medida que en algunas provincias ya se aplica. Si bien las imágenes más fuertes por estos días es lo que ocurre en los centro turísticos, en el Ejecutivo nacional plantean que eso mismo se reproduce en varias ciudades y pueblos de todo el país.

Tras ese consenso, Fernández definió las nuevas medidas en un encuentro que mantuvo hasta bien entrada la noche con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro.

De acuerdo con fuentes oficiales, el Presidente y los ministros que lo acompañaron propusieron otras medidas, como «acotar» viajes al exterior y exigir el test PCR a quienes llegan vía aérea a alguna provincia. También limitar a diez el número de personas en reuniones y restringir nuevamente el uso de transporte público a trabajadores esenciales.

El Gobierno intentará llevar adelante estas medidas «sin parar la economía, frustrar vacaciones ni la actividad en lugares turísticos», afirmaron desde Balcarce 50.

Comenta desde tu cuenta de Facebook