La Secretaría de Protección Civil de Río Negro, pidió extremar todas las medidas de prevención para evitar incendios de pastizales y de campos, ante la ola de calor pronosticada para los próximos días.

Cabe señalar que la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas informó sobre la presencia de aire cálido sobre el Norte de la Patagonia que irá avanzando y provocará durante la semana, un ascenso de temperatura con máximas extremas entre los días miércoles 20 y viernes 22 inclusive.

En ese sentido, se señaló que para el Alto Valle, Valle Medio, y Norte de la provincia de Neuquén, las máximas podrían llegar a los 40 grados y las mínimas por encima de 20.

Para la Costa Atlántica y Región Sur de Río Negro se prevén máximas entorno  de 35 grados y mínimas por encima de 15, mientras que en el área cordillerana de los Lagos del Sur, máximas de 30 grados y mínimas por encima de 10.

El secretario de Protección Civil, Adrián Iribarren, destacó la necesidad de tomar todas las precauciones teniendo en cuenta que aumenta exponencialmente la probabilidad de que se produzcan incendios de campos y solicitó trabajar en la prevención “en lo que hace a todo tipo de emergencias a la cual los incendios no son ajenos. En tal sentido podemos decirle a la gente que no realice fogatas en los lugares donde no está permitido, lugares de acampe en la Costa Atlántica sobre todo en la Ruta Provincial 1 y no detenerse en la banquina en las horas de mucho calor. No exponerse ni tirar colillas de cigarrillos, todas medidas en las que el gobierno viene trabajando y fomentando para prevenir sobre todo lo que puede ser el inicio de incendios de campo”.

Es importante no arrojar ni abandonar botellas u otros vidrios en zonas rurales debido a que con el sol puede ser iniciadores de fuego, y avisar al 911 en caso de observar personas que puedan estar causando incendios o manipulando grandes fuegos fuera de temporada.

“Tanto el Servicio Meteorológico Nacional como la Autoridad  Interjurisdiccional de Cuencas y el INTA nos marcaban un alto porcentaje de material orgánico seco disponible para producir incendios, sumado  a la ola de calor y la temperatura y los vientos del Norte, elevan exponencialmente la probabilidad de que se produzcan este tipo de emergencias”, manifestó Iribarren.

Comenta desde tu cuenta de Facebook