Las clínicas y sanatorios sufren un desfasaje que puede impactar en el sistema público, ya que reciben el 70 por ciento de las internaciones por coronavirus.

Cada internación por coronavirus de un afiliado al PAMI genera un déficit cercano al 50% del costo real de la atención. Ese desfasaje pone en crisis a clínicas y sanatorios de Río Negro, que esta semana le pidieron a la gobernadora Arabela Carreras que interceda para que se actualice el valor de la prestación en terapia intensiva.

“Queríamos una reunión con la gobernadora para mostrarle la situación económica y financiera de los sanatorios y clínicas. Y queríamos pedirle que interceda ante el PAMI, porque nosotros no pudimos”, expresó Ángel Palma, referente del Sanatorio Río Negro e integrante de la Federación de Clínicas.

Palma detalló que en la reunión del lunes, los referentes de la Federación le mostraron a la gobernadora “los números” de sus finanzas para demostrar que atraviesan una situación crítica luego de casi un año de pandemia. Con una merma en la atención de consultas, el desfasaje entre costos e ingresos genera números en rojo.

Las clínicas y sanatorios privados “tenemos convenios de prestación por módulos, que contemplan honorarios de los médicos, gastos sanatoriales y medicamentos. En el módulo de terapia, que es donde ingresan los pacientes de PAMI generalmente, nos pagan 35 mil pesos por día y solo en medicamentos tenemos entre 30 y 35 mil pesos diarios”, manifestó el referente de Feclir.

La brecha se incrementó porque en 2020 el valor de las prestaciones no se actualizó y, por caso, los “medicamentos aumentaron entre 900% y 1200%”.

Según refirió Palma, el planteo a la mandataria rionegrina fue para que interceda en las gestiones por el posible impacto en el sistema sanitario de una suspensión de la prestación.

“Si nosotros no podemos brindar la prestación COVID de PAMI, va a haber una degradación sanitaria, un conflicto. Los sanatorios estamos recibiendo un 70% de los pacientes con coronavirus. Y si no podemos (atenderlos) porque no logramos comprar insumos o pagar salarios, va a haber un problema sanitario serio”, afirmó Palma a LU19.

El dirigente de Feclir explicó que el problema es el valor del módulo, porque no hay grandes atrasos en los pagos. “PAMI no tiene deuda, pero no cubre los costos. Tendría que pagar 60-65 mil pesos por paciente COVID en terapia. Nosotros perdemos 30 mil pesos por día, por paciente. Y son internaciones prolongadas”, agregó.

Palma afirmó que la Federación “le demostró” a la gobernadora la gravedad de la crisis y se mostró confiado en su intervención con una gestión directa ante PAMI. “Nosotros no logramos una mejora. Se mostró predispuesta a hacerlo”, afirmó.

Fuente: LMC

Comenta desde tu cuenta de Facebook