Llegaron ayer desde Rusia -en un avión de Aerolíneas Argentinas- más de 517 mil dosis de la vacuna Sputnik V, que se suman al millón de vacunas chinas Sinopharmque que ya están en el país.

El avión que llegó por la tarde es la primera de las dos aeronaves Airbus 330-200 que partieron rumbo a la capital rusa el viernes, mientras que la segunda se encontraba aún en Moscú a la espera del proceso de carga de una partida más de vacunas. La aeronave despegó desde el aeropuerto Sheremétievo a las 3.15 (hora argentina, 9.15 hora rusa), tras haber concretado con demoras la carga de 517.500 dosis de vacunas.

El avión fue especialmente acondicionado por diversas áreas de mantenimiento de la aerolínea de bandera para transformar, en pocas horas, una aeronave de pasajeros en un vehículo full carga sin asientos, lo que permitió obtener una mayor superficie para poder colocar más cajas con vacunas.

El vuelo se realizó de forma directa en poco más de 15 horas, tanto en el tramo de ida como en el de vuelta, lo que posibilitó ampliar la capacidad de frío de los distintos contenedores y reducir la duración del viaje para evitar cambios de aviones y esperas en diferentes aeropuertos.

Se logró así una mejor y más rápida disposición de las dosis necesarias para fortalecer el programa nacional de vacunación establecido, consignaron fuentes oficiales.

En tanto, el segundo vuelo, que había partido de Ezeiza el último sábado a la 0.29, con demoras respecto al horario previsto inicialmente, y que aterrizó en Moscú a las 15.40 (hora argentina, 21.40 hora rusa), luego de 15.20 horas de vuelo, continúa en el aeropuerto moscovita y su arribo a Buenos Aires está previsto para hoy.

A cargo de los vuelos hay 10 tripulantes, entre pilotos y copilotos, que se irán alternando al comando de la nave, a los que se suman 3 azafatas, 4 mecánicos, un responsable de rampa, uno de carga y uno de despacho, hasta totalizar 20 personas.

Tal como ocurrió con viajes anteriores a Moscú, los vuelos se concretan de forma directa -sin escalas técnicas-, bajo la denominación de «ferry», es decir, cuando la aeronave va vacía, sólo con su tripulación de cabina y técnicos de mantenimiento y carga, según el caso.

Aerolíneas Argentinas inició sus vuelos a Moscú a finales de diciembre y, en los dos primeros viajes, llegaron al país 600.000 dosis de Sputnik, mientras que el tercero trajo al país un cargamento de 240.000 dosis, de las cuales 20 mil fueron derivadas a Bolivia.

En el cuarto vuelo llegaron al país 400.000 nuevas dosis, y el último sábado arribó el primer vuelo de la compañía desde Beijing, China, con 904.000 dosis de la vacuna desarrollada por el laboratorio Sinopharm.

También ayer arribaron al aeropuerto Internacional de Ezeiza, a bordo de un vuelo de línea de Air France KLM Cargo, 96.000 dosis de la vacuna Sinopharm que completaron el millón de dosis previsto.

El vuelo KL701 que salió de Beijing hizo escala en el aeropuerto de Ámsterdam antes de arribar a Argentina y, en esta oportunidad, Air France/KLM utilizó un Boeing 777-300W, que tiene mayor espacio para carga, para poder asegurar el embarque de las vacunas.

Las 96.000 dosis fueron cargadas en dos contenedores Envirotainers RAP E1 de temperatura controlada, cuyo rango es 2 a 8 grados.

El sábado, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció el comienzo de la distribución de la vacuna Sinopharm en todo el país y en esta primera etapa se enviará a todas las jurisdicciones un total de 492.400 dosis.

Según el Monitor Público de Vacunación, el registro online del Ministerio de Salud que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino, ya son 1.041.173 las vacunas aplicadas, 747.406 personas recibieron la primera dosis y 293.767 ambas.

Comenta desde tu cuenta de Facebook