Durante la tarde del lunes, los secretarios de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks, y de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, sostuvieron una mesa de trabajo en la que participaron el Subprefecto Nacional, Jorge Bono, la diputada nacional por Río Negro, Ayelén Spósito, representantes del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y miembros de la Autoridad Marítima Argentina para analizar la situación de la pesca artesanal y familiar en San Antonio Oeste, Río Negro.

En la reunión se compartió el diagnóstico respecto de las regulaciones existentes en materia de pesca familiar y artesanal en la región, así como las tensiones que se han producido durante la semana pasada entre miembros de la Prefectura Naval y un importante grupo de pescadores locales, quienes se vieron impedidos de acceder al muelle desde el cual inician sus actividades de pesca. La interrupción del paso fue dispuesta por la PNA debido a inconsistencias en las embarcaciones de los pesqueros que, según las autoridades locales de la fuerza federal no se adecúan a las pautas técnicas fijadas para dichas barcas.

En ese marco, la diputada Spósito, autora del proyecto más reciente de ley de pesca artesanal, que se encuentra en debate en el Congreso de la Nación, permitió introducir algunas especificidades respecto del conflicto local, los requerimientos de revisión de las normativas vigentes y las necesidades de las y los trabajadores de la pesca artesanal: «fue una reunión de trabajo muy productiva, donde cada uno pudo expresar lo que venimos trabajando, llegando a un acuerdo siempre en beneficio de las y los trabajadores de la pesca. Dando respuestas una vez más desde el gobierno nacional. Reafirmo mi compromiso que siempre tuve con el sector de la pesca», manifestó Spósito quien, a su vez, refirió a las particularidades de los barcos pesqueros y la importancia de lograr una solución consensuada y pacífica que permita la actividad artesanal sin infringir aquello que la Prefectura Naval sostiene inconveniente por motivos de seguridad.

El coordinador de Pesca Artesanal de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (SAFCI) del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Bertola, sostuvo que se logró «una muy buena reunión de trabajo para fortalecer el vínculo entre la SAFCI y la Prefectura Naval para resolver un conflicto puntual con pescadores de Río Negro y la posibilidad de adecuar la reglamentación para que cada vez sean más dignas las condiciones de trabajo del sector de la pesca artesanal, como promueve la diputada Spósito desde la Ley de su autoría de pesca artesanal». En igual sentido se expresó Miguel Ángel Gómez, Secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la misma cartera.

Los Secretarios del Ministerio de Seguridad de la Nación y el Subprefecto Bono coincidieron en avanzar en esa perspectiva y establecer una mesa de diálogo con la comunidad de San Antonio Oeste, la representación de la SAFCI, de la PNA y del Ministerio de Seguridad de la Nación para debatir y promover los acuerdos necesarios para encontrar formas adecuadas de preservar la seguridad de la población pesquera, sus necesidades para el ejercicio de una práctica vital para el acceso a su propio desarrollo productivo y mantener las responsabilidades y obligaciones que asisten a la Prefectura Naval. Ese mecanismo de trabajo, que procura mitigar las tensiones sociales, ha sido una de las características de la gestión de Sabina Frederic desde que asumió el cargo de Ministra de Seguridad de la Nación.

Fuks y Villalba sostienen que el diferendo entre las reglamentaciones que aplica la PNA y las necesidades de la población tienen una vía de resolución mediante el diálogo y la actualización de la regulación de la pesca artesanal, así como afirman que el rol del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca en dicha mesa permitirá a la PNA establecer un equilibrio entre las exigencias y necesidades técnicas de las embarcaciones, así como contribuir a las modificaciones necesarias para evitar que el ejercicio de la pesca artesanal constituya un riesgo para la población.

Finalmente, y mientras se diseñan los pasos para convocar a dicha mesa, la Prefectura Naval, en busca de una solución, dispuso un plazo de 50 días para una progresiva regularización técnica de las embarcaciones. De ese modo, la PNA evitará el bloqueo del muelle desde el cual parten los barcos para realizar sus trabajos de pesca.

Comenta desde tu cuenta de Facebook