La Policía de Río Negro intervino en dos fiestas clandestinas que se realizaban durante la madrugada y procedió a detener a once personas, dos de las cuales fueron imputadas además en causas por atentado y resistencia a la autoridad.

El primero de los episodios ocurrió en un departamento situado en pleno centro de Bariloche, donde ocho personas festejaban el cumpleaños del dueño del domicilio.

Personal policial junto a inspectores del municipio identificaron a las personas que participaban de la fiesta, la mayoría de los cuales tiene domicilio en Bariloche.

El anfitrión de 23 años trató de darse a la fuga y se resistió a la detención, aunque fue reducido. En ese contexto, un efectivo policial resultó lesionado.

Al verificar sus datos, surgió que el mismo tenía un pedido de captura vigente, emitido por la Unidad Fiscal Temática 1, a principios de abril.

Todos los detenidos fueron imputados en causas por incumplir el artículo 205 del Código Penal, en tanto que el dueño del domicilio además deberá afrontar una causa por Atentado y Resistencia a la autoridad.

El otro evento ocurrió poco antes de las 2 de la mañana en José Obrero y Nuestras Malvinas donde se realizaba otro evento clandestino donde los asistentes protagonizaron un enfrentamiento, que terminó en la vía pública.

Personal de la Comisaría 42º intervino en la pelea y el grupo se dispersó, aunque tres de los participantes fueron detenidos. Uno de ellos, molesto por la intervención de los uniformados, intentó resistirse a su traslado a la Comisaría e intentó agredirlos aunque fue reducido y detenido.

Además de la causa por infringir la normativa sanitaria, también deberá afrontar cargos por atentado y resistencia a la autoridad.

Comenta desde tu cuenta de Facebook