Personal de la Brigada Rural de San Antonio Oeste incautó 210 kilogramos de carne faenada, durante un procedimiento que tuvo lugar sobre la Ruta Nacional 23.

Tras ser inspeccionado un auto que procedía desde Valcheta, se constató que el rodado no estaba habilitado y que parte de los cortes cárnicos se encontraban ocultos y repartidos entre el asiento trasero y el baúl, sin las medidas mínimas de salubridad e higiene.

Ante esta infracción y atento a las leyes 1645 y 2534, correspondiente a marcas y señales del ganado en pie y requisitos para la faena clandestina, se procedió al decomiso y posterior incineración de la carne.

Comenta desde tu cuenta de Facebook