Las dos víctimas pudieron salir del lugar por sus propios medios, a pesar de las serias heridas. Gremios cuestionan la «precariedad» en algunos Centros de Atención Primaria de la Salud.

«Voló todo el techo por la ola expansiva», contó uno de los vecinos de Cona Niyeu, que llegó a los pocos minutos de la explosión en el Centro de Salud.

Dijo que, en realidad, «es una vivienda de Educacion, al lado de la escuela», donde ahora funciona el CAPS porque el centro de la localidad está en reparaciones.

Fue uno de los primeros que arribó al lugar después de escuchar el estruendo. Era después de las 16. El poblador narró que Centeno y su hijo habían logrado salir por sus propios medios, pero el lugar estaba destruido. Había fuego todavía y ayudaron a controlarlo.

Otra enfermera que trabaja en el lugar se ocupó de los primeros auxilios y, después, los dos fueron trasladados en la ambulancia a Sierra Grandeubicada a unos 15 kilómetros.

Además, narró que sacaron afuera y cerraron un tubo de gas que todavía estaba abierto.

 La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) denunció la falta de respuesta frente a las reiteradas alertas que el sindicato venía haciendo por la precariedad en la que se encontraba el Centro de Atención Primaria de la Salud del paraje Cona Niyeu.

«Hay que ir a fondo en la busqueda de responsables, ya que veníamos denunciando la deplorable situación en la que se desempeñan los trabajadores de la salud, que ni siquiera contaban con calefacción» dijo Alicia Huencho, secretaria general de ATE Sierra Grande y agregó que «el personal de ambulancia duerme en los carros para no pasar frío. El fin de semana anduvieron distintas autoridades que instalaron un tubo, se sacan la foto, pero evidentemente esto no está bien hecho y hoy estamos pagando las consecuencias».

Comenta desde tu cuenta de Facebook