En horas de la tarde de ayer, se produjo el hallazgo del cuerpo sin vida de una persona en zona rural del Alto Valle Este. De acuerdo a las investigaciones policiales, el hombre murió electrocutado después de intentar vandalizar instalaciones eléctricas de EdERSA.

“Lamentamos profundamente la pérdida de una vida, el lamentable desenlace. Ocurrió lo que tanto temíamos, y que veníamos repitiendo una y otra vez: el riesgo eléctrico al que se exponen quienes vandalizan y roban transformadores o cables es enorme”, explicó Sebastián Busader, responsable de Comunicación Institucional y RRII de EdERSA.


Efectivos policiales hallaron el cuerpo sin vida en el interior de una chacra frutícola ubicada entre Valle Azul y Chichinales. De acuerdo a los investigadores, el hombre intentó cortar cables de baja tensión de un transformador ubicado en esa zona, lo que desencadenó la tragedia.


Una vez en el lugar, la guardia operativa de la distribuidora eléctrica confirmó el correcto funcionamiento de las instalaciones y protecciones de la subestación transformadora donde ocurrió el intento de robo que terminó en tragedia. 


 A diario suceden ataques contra instalaciones eléctrica, tanto en media como en baja tensión, particularmente en el corredor valletano que une Allen con Chichinales. Tanto es así, que a la fecha ya se registraron alrededor de 130 robos de transformadores de potencia o distribución.


“Es necesario que se entienda el enorme peligro que provocan este tipo de robos y vandalizaciones. Quienes los ejecutan muchas veces lo hacen sin tener experiencia en el manejo de tensión, con elementos rudimentarias y carentes de las mínimas condiciones de seguridad. Además, ponen en riesgo a los vecinos de las zonas afectadas, perjudican el servicio, y generan complicaciones de todo tipo”. 


“Llamamos nuevamente a la conciencia, a que se detengan este tipo de ilícitos, que en la jornada de hoy terminaron lamentablemente de la peor manera”.

Comenta desde tu cuenta de Facebook