Inflación: el IPC se disparó a 12,4% en agosto tras la devaluación y es la más alta desde 1991, año en que se implementó la Convertibilidad.

El INDEC dio a conocer el porcentaje de suba de precios, que estuvo en línea con lo esperado, y estuvo impulsado por los alimentos y viviendas.

La inflación de agosto se disparó a 12,4% en agosto tras la devaluación del 20% del peso, según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). De esta manera, el Índice de Precio al Consumidor (IPC) del octavo mes del año, que fue el más alto desde febrero de 1991, cuando Argentina estaba de salida de la hiperinflación, y la variación de precios alcanzó el 27%.

Se trata del primer dato inflación tras la devaluación del 20% del peso, el día posterior a las elecciones PASO, que aceleró el ritmo de la inercia inflacionaria de los precios. La semana posterior al salto del tipo de cambio, las consultoras privadas comenzaron a proyectar una variación mensual de precios en dos dígitos, en línea con lo que se conoció esta tarde.

Los rubros que más aumentaron en el último año fueron Restaurantes y hoteles (142,2%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (133,5%), Salud (127,8%), Recreación y cultura (125,1%) y Equipamiento y mantenimiento del hogar (125%), todos por encima de la variación general que fue de 124,4%.

A nivel mensual, el segmento que sufrió mayor suba fue Alimentos y bebidas no alcohólicas, que se disparó 15,6%, seguido por Salud (15,3%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (14,1%) y Restaurantes y hoteles (12,4%).

Dentro de los alimentos, se destacaron los avances de los precios de carnes y derivados; verduras, tubérculos y legumbres y pan y cereales.

Compartir esto: